Como ya hemos explicado desde El Blog del Inversor, en el artículo ¿qué es un fondo de inversión?, los fondos de inversión son una buena forma de invertir tus ahorros, ya que están administrados por gestores profesionales. Por eso, en este artículo queremos ir un poco más allá y contarte cuáles son los principales tipos de fondos de inversión que existen en el mercado.

Como adelantábamos en el artículo ¿cómo funciona un fondo de inversión?, existen muchos tipos de inversores, unos más arriesgados y otros menos. Por eso mismo, también existen muchos tipos de fondos de inversión. Dependiendo de cuáles sean las necesidades y la estrategia que se quiera seguir, habrá que elegir un tipo de fondo de inversión u otro. Para que puedas entender las diferencias entre ellos y averiguar cuál es el fondo de inversión que más se ajusta a tus intereses, te explicamos cuáles son los principales tipos de fondos en los que puedes invertir:

– Fondo de inversión de renta fija: los fondos de renta fija están dirigidos a inversores con perfil conservador, ya que se busca una rentabilidad con el mínimo riesgo posible. Esto se debe a que la mayor parte del patrimonio se invierte en activos de renta fija como son los bonos, letras, etc. La evolución de este tipo de fondos va a depender de cómo evolucionen los valores invertidos en renta fija en los mercados y conllevan menos riesgos que si invertimos en otro tipo de activos. Por lo que, si buscamos obtener algo de rentabilidad sin correr demasiados riesgos, éste es un buen fondo de inversión para nosotros.

– Fondo de inversión de renta variable: al contrario que en el caso anterior, este tipo de fondo de inversión está orientado a perfiles de inversores más arriesgados que buscan obtener mayores ganancias, aunque eso conlleve asumir riesgos. Es un fondo que invierte la mayor parte del patrimonio en activos de renta variable o equiparables, como pueden ser las acciones, warrants, etc. Este tipo de activos son más variables que los anteriores y, por tanto, menos seguros.

– Fondo de inversión mixtos: en este tipo de fondos, parte del patrimonio se va a invertir en activos de renta fija y parte en renta variable. Básicamente se trata de un término medio entre los dos fondos anteriores.

– Fondos de inversión garantizados: son aquellos fondos que garantizan que a una fecha determinada el patrimonio inicial invertido se conservará de forma total o parcial. Están dirigidos a inversores conservadores. Sin embargo, este tipo de fondo no garantiza ningún tipo de rentabilidad, por lo que puede que no obtengamos dinero con él, pero, al mismo tiempo, nos aseguramos que no vamos a perderlo.

– Fondo de inversión mobiliaria: son fondos que invierten gran parte de sus activos en la compra y venta de activos financieros (valores cotizados en mercados de valores, como deuda pública, acciones, renta fija privada, derivados…), principalmente a largo plazo.

– Fondo monetario: tienen como objetivo minimizar el riesgo, por eso invierten en activos financieros a corto plazo, como los mercados de deuda pública. Hay que tener en cuenta que, al tomar un riesgo bajo, no podemos esperar una rentabilidad muy alta, pero si lo que nos importa es no correr riesgos es una buena opción.

– Fondo de retorno absoluto: en este caso lo que se persigue es conseguir un retorno positivo en un determinado periodo de tiempo, entre dos y tres años. No obstante, pese a lo que su nombre indica, estos fondos no tienen asegurada la rentabilidad, sino que tienen ese objetivo entre sus fines.

– Fondo de reparto: si eres un inversor especialmente conservador y quieres recibir un cobro de forma periódica, este es un buen fondo para ti. Su característica fundamental es que reparten dividendos bien de forma mensual, trimestral o anual, en función de lo que se establezca en el folleto de cada fondo. 

– Fondo de capitalización: se caracterizan porque la gestora reinvierte en el patrimonio del fondo, por lo que se incrementa la participación de cada miembro. Es decir: los beneficios que se obtienen se vuelven a invertir.

– Fondo gestión pasiva: este fondo trata de obtener la misma rentabilidad que la media del mercado incurriendo en los menores costes posibles. Con este fondo tendremos menos costes de inversión, pero también es posible que obtengamos menor rentabilidad.

-Fondo de gestión activa: es un tipo de estrategia de inversión en la que la sociedad gestora o el gestor cambia con frecuencia la combinación de activos en los que invierte, al contrario que en el caso anterior. Estos deciden cuándo comprar o vender un activo, es decir, invierten en aquellos activos que consideran que les van a permitir cumplir con los objetivos del fondo.

Esperamos que esta información sobre los tipos de fondos de inversión pueda servirte para decidir, con un mayor conocimiento, cuál es el que más se ajusta a tus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *