El futuro económico de los hijos es algo que padres y madres tienen en mente desde que éstos nacen. La formación es uno de los caminos, pero también se les puede ayudar a financiar sus proyectos de vida con un fondo de inversión de Renta Variable a largo plazo.

Abrir una cuenta de ahorro a los hijos es una de las opciones que madres y padres se plantean para que tengan un dinero el día de mañana para cubrir necesidades de futuro como la entrada de una vivienda, la compra de un vehículo o el pago de estudios universitarios o de postgrado.

Sin embargo, si pensamos que ese dinero está pensado para el largo plazo, lo recomendable es invertirlo en productos financieros que ofrezcan rentabilidad con el paso del tiempo, como es un fondo de inversión de Renta Variable. Te explicamos por qué.

El largo plazo, aliado de los fondos de inversión

El tiempo es el principal aliado para que el ahorro vaya creciendo. El efecto del interés compuesto hace que el dinero aumente de forma exponencial al ir acumulando en el capital invertido la rentabilidad generada año tras año.

Un ejemplo sencillo nos puede ayudar a visualizar lo que dicen que Albert Einstein llamó la fuerza más poderosa del universo: si nuestro capital invertido es de 20.000 euros y el fondo de inversión nos renta una media del 10% anual, significa que en un año habremos ganado 2.000 euros que se suman a nuestro capital inicial. De tal manera que, durante el siguiente año, la rentabilidad se calculará sobre 22.000 euros, y así sucesivamente.

La renta variable, el activo del largo plazo

En el mundo de la inversión, cuando hablamos del largo plazo tenemos que pensar en activos que tengan mayor potencial de revalorización, como la renta variable. Ciertamente, las acciones son un producto arriesgado, ya que su cotización no solo depende de los fundamentales de una empresa, sino también de variables externas como el Covid-19, el Brexit, catástrofes naturales, cambios regulatorios, conflictos bilaterales… Es decir, las acciones son un activo volátil.

Si bien, en el mundo de la inversión, cuanto mayor riesgo se asuma, las posibilidades de obtener una rentabilidad más elevada en un fondo de inversión aumentan. Por otra parte, con un horizonte temporal amplio, es decir, con margen de tiempo hasta alcanzar el objetivo de inversión, las opciones para recuperarse de entornos bajistas también aumentan.

Periodicidad de las aportaciones en un fondo de inversión

Automatizar una transferencia al fondo de inversión es el mecanismo más cómodo para ahorrar e invertir y el que requiere de menor sacrificio económico. No es lo mismo ingresar de forma mensual 50 euros que acumular 600 euros a final de año. El riesgo de que ese dinero pensado para proyectos futuros se utilice para un fin distinto, es más elevado.

En Santalucía Asset Management se pueden hacer aportaciones periódicas y/o extraordinarias a los fondos de inversión desde tan solo un euro, una vez que se hayan abierto por un importe mínimo de 1.000 euros.

Documentación requerida para abrir un fondo de inversión a un menor

En estos casos, la documentación que se solicita y que deben aportar los padres será el DNI del menor, así como de los representantes legales (el del padre o de la madre), además del libro de familia, que sirve como prueba de la paternidad o maternidad durante el proceso del alta.

Asimismo, es necesario un justificante con el número de IBAN de una cuenta en la que el menor también sea titular. 

Ahora que se aproxima el Día de la Educación Financiera, genera buenos hábitos de ahorro y transmíteselos a tus hijos para que aprendan a tomar mejores decisiones financieras que les ayuden a alcanzar una buena planificación financiera a través de un fondo de inversión. Si tú sabes ahorrar, en Santalucía Asset Management sabemos invertir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *