Hoy dedicamos la entrada de nuestro blog a definir qué es el análisis fundamental aplicado a la valoración de activos, el método de análisis más idóneo para obtener una visión del mercado a largo plazo.

El análisis fundamental es un método para calcular el valor de un activo y analizar qué elementos o factores podrían influir en su precio en el futuro, a través de la evaluación de los estados financieros de la empresa, el equipo directivo, la influencia de hechos externos, la regulación, la competencia y las tendencias del mercado.  

El objetivo de esta metodología empleada en la inversión es detectar empresas de calidad, empresas que tienen un elevado potencial de crecimiento a largo plazo para incorporarlas en las carteras de los fondos de inversión.

En el análisis de las empresas, el análisis fundamental es uno de los principales métodos empleados, junto con el análisis técnico, centrado en la obtención de información a partir de la evolución del precio del propio activo. Ambos tipos de análisis se pueden combinar, de modo que se aprovechan las diversas ventajas que ofrece cada uno de ellos de cara a realizar la más adecuada toma de decisiones inversoras.

El análisis fundamental contempla diversas técnicas. Entre ellas, las principales son:

  • El análisis ascendente. Este método de análisis fundamental arranca con el análisis de un valor específico y se va ampliando hasta considerar en el análisis todos los elementos que tienen impacto en su precio, más allá de la cuenta de resultados y del balance.
  • El análisis descendente. Por su parte, este tipo de análisis fundamental comienza a partir del análisis del mercado como un todo, para a continuación, ir centrándose en el análisis de un sector para después avanzar hacia el análisis de una empresa en concreto.

El análisis fundamental permite evaluar el precio de toda clase de activos. Lo más habitual es que se aplique a la evaluación de acciones, pero también puede aplicarse en la evaluación de divisas, por ejemplo.

No obstante, en función del tipo de activo que se vaya a evaluar, este análisis empleará unas herramientas u otras. Por ejemplo, para evaluar el valor de unas acciones atenderá al estudio de los estados financieros de la empresa. También conocido como análisis cuantitativo, el análisis fundamental aplicado al mercado de valores involucra el estudio de los ingresos, gastos, activos, pasivos y demás aspectos financieros de una compañía -también los aspectos más intangibles y difíciles de medir-. Todo ello, para obtener una perspectiva sobre lo que se puede esperar que sea el desempeño de una empresa en el futuro.

Asimismo, a la hora de acudir al análisis fundamental, independientemente del tipo de activo sobre el que se aplique, se debe tener en consideración el efecto que diferentes indicadores y acontecimientos políticos y económicos relevantes pueden tener sobre el valor del activo que es objeto de análisis. No solo a nivel macroeconómico, también a nivel sectorial. Comprobar si es un mercado fuertemente regulado, si tiene mucha competencia, si está consolidado o en vías de crecimiento…

A partir de aquí, se buscará detectar las ventajas competitivas que pueda tener la empresa objeto del análisis fundamental, ya sea por la tecnología, por un producto o servicio, por el capital humano o por la trayectoria del equipo directivo.

Ventajas del análisis fundamental en la configuración de fondos de inversión

Los gestores de fondos de inversión acuden al análisis fundamental por ser una fórmula útil para recopilar la información adecuada que les ayude a tomar decisiones para configurar sus carteras de inversión. Este tipo de análisis contribuye a la toma de decisiones racionales ya que, al basarse en datos financieros, permite poco margen a interpretaciones subjetivas.

De la mano de este tipo de análisis, los gestores de fondos de inversión pueden obtener una visión del mercado más a largo plazo, dado que este tipo de análisis lo que busca es entender el valor intrínseco de un activo.

Una vez que el gestor ha determinado el valor del activo -un valor numérico- puede compararlo con el precio de mercado en ese momento, lo que le permite evaluar si el activo está infravalorado o sobrevalorado. De este modo, si la cotización de una empresa está por debajo de las estimaciones, invertir y esperar a que el tiempo reconozca el verdadero valor de esa compañía, obteniendo así rentabilidad de la inversión a largo plazo.

En Santalucía Asset Management, nuestro equipo gestor conoce bien las ventajas que reporta el análisis fundamental y lo aplica a la hora gestionar nuestros fondos de inversión de renta variable, con el fin de tratar de obtener rentabilidades consistentes en el largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *